El psicólogo: el profesional más consultado por problemas emocionales durante la pandemia, según el CIS

El siguiente artículo ha sido publicado en la revista «Infocop On line» del Consejo General de la Psicología de España.

Artículo original

 

Desde que comenzó la pandemia por COVID-19 en el mes de marzo y, hasta ahora, un 7,3% de los españoles ha tenido que recurrir a ayuda profesional debido a su estado de ánimo o situación emocional; de estos, más de un 50% ha acudido a un/a psicólogo/a.

Esta es una de las principales conclusiones del primer estudio sobre “efectos y consecuencias del coronavirus”, publicado por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS).

El estudio, realizado entre el 23 y el 31 de octubre, se basa en los datos pertenecientes a entrevistas realizadas a una muestra de 2.861 personas de ambos sexos con más de 18 años.

Las conclusiones del CIS ponen de manifiesto cómo la pandemia del COVID-19 ha impactado -y está impactando- en la salud mental de los españoles y las españolas. Entre sus principales conclusiones, se encuentran las siguientes:

Los efectos negativos sobre la salud y el bienestar emocional es una de las mayores preocupaciones de los/as españoles/as, manifestadas por un 17,5% de los/as encuestados/as, por detrás de la salud física (29,2%) y de la economía y el empleo (21,2%).

Desde que se declaró el estado de alarma por el coronavirus, el 83,2% de los españoles y las españolas afirma haber sentido inquietud al ver las calles y comercios vacíos, o casi vacíos, el 78,4% por la suspensión de los contactos y relaciones cara a cara con sus familiares, amigos/as y vecinos/as, el 78,2% siente inquietud y temor ante el futuro, el 59,5% miedo a no poder recuperar su vida tal como era antes de la pandemia, y el 58,4% de los/as españoles/as admite que se le ha pasado por cabeza que puede llegar a morir por el coronavirus.

La preocupación es el sentimiento más frecuente entre los/as españoles/as, seguido de la ansiedad.

Para el 79,3%, la crisis del coronavirus ha tenido efectos en la salud emocional de todas las personas, mientras que un 19,0% considera que el impacto ha sido mayor en la salud emocional de quienes la han sufrido directamente, como los/as sanitarios/as, ancianos/as, etc.

Por otro lado, durante el tiempo que duró el confinamiento, el 83,8% revela no haber recibido ayuda de familiares, vecinos/as o amigos/as que no viven en su mismo domicilio para hacer la compra, comprar medicinas, acompañarle/a, etc.

En ese período, un 42,9% manifiesta haber acudido a un/a familiar para hablar cuando se sentía deprimido/a, un 24,4% contactaron con un/a amigo/a, vecino/a o conocido/a y solo un 3,9% consultó a un/a profesional u organización.

Toda esta situación de pandemia ha provocado que, a lo largo de estos meses, algunas personas hayan reflexionado sobre distintos aspectos de su vida, tomando decisiones y estableciendo propósitos, entre ellos, la mejora de la salud, señalada por un 51,6%.

Las conexiones por videollamada con familiares o amigos/as (81,7%) y estar más pendiente de los/as miembros de su familia (contactando más por teléfono con su padre/madre, supervisando las tareas escolares de su/s hijo/a/s, etc.) (83,6%) son las actividades que más han incrementado su frecuencia, en comparación con la situación previa a la pandemia.

Desde que cambiaran nuestras vidas en el mes de marzo y hasta ahora, un 7,3% afirma haber tenido que recurrir a algún tipo de ayuda profesional debido a su estado de ánimo o situación emocional; de ellos, más de un 50% acudió a un/a psicólogo/a.

Esta búsqueda de ayuda profesional se dio también durante los doce meses anteriores al período de pandemia: antes de marzo de 2020, un 8,6% recurrió en algún momento a alguna ayuda profesional debido a su estado de ánimo o situación emocional, siendo el psicólogo el profesional señalado por el 63,8%.

En algunos casos (12%) han sido los familiares quienes han buscado ayuda profesional por problemas psicológicos desde marzo, siendo el/la psicólogo/a la mejor opción para el 60,1%. Esta tendencia se observa también antes de la pandemia: en un 11,5% de los casos los familiares habrían acudido a consulta por este tipo de problemas, eligiendo el/la psicólogo/a un 70,6%.

Nadie duda ya del impacto que está teniendo la situación de pandemia por COVID-19 sobre la salud mental de las personas. Si bien aún es difícil estimar con precisión las consecuencias psicológicas y emocionales de la pandemia, en los últimos meses han surgido varios estudios que señalan la aparición de diversos síntomas, como ansiedad (incluido el trastorno de estrés postraumático), depresión y/o insomnio, entre otros muchos. Los datos del estudio del CIS avalan este impacto y evidencian la necesidad de cuidar la salud mental y el bienestar emocional de las personas, especialmente en la época actual, en la que los y las profesionales de la Psicología se han convertido en figuras clave a la hora de buscar ayuda.

Se puede acceder al Barómetro desde la página del CIS o bien directamente a través del siguiente enlace:

Efectos y consecuencias del coronavirus

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.